Cómo elegir el hosting adecuado para tu proyecto web

Otro de los pasos clave que necesitas para lanzar tu web, es disponer de un espacio con una serie de recursos específicos donde guardar los archivos necesarios para hacerla funcionar.

O lo que es lo mismo, contratar un alojamiento web o hosting.

Contratar un servicio de hosting de calidad, adecuado para tu proyecto, asegura que tu web funcione en condiciones y que tu público objetivo se sienta seguro al acceder a tu web.

Para ayudarte un poco en esta elección tan importante, en este post te explico un poco los tipos de hosting más habituales y las características que para mi debe tener un buen hosting.

Índice de contenidos
    Add a header to begin generating the table of contents

    Tipos de hosting más habituales

    Existen diferentes tipos de alojamiento web con características concretas para cubrir necesidades específicas de cada proyecto web.

    Te cuento un poquito lo que puedes encontrar en el mercado para que sepas identificar bien las diferencias entre ellos y tengas más claro que tipo de servicio es el más adecuado para tu proyecto web.

    Hosting compartido

    ¿Alguna vez has compartido piso? Pues un hosting compartido es algo parecido; una máquina física donde tu web compartirá espacio y recursos con otras webs.

    Suele ser la elección más habitual cuando se inicia un emprendimiento online, principalmente porque es el más asequible y dispone de las prestaciones básicas necesarias para arrancar con una web.

    ¿La pega? Pues por un lado suelen estar bastante limitados en cuanto a configuración y lo más importante, al compartir recursos con otras webs, si hay un problema en una de ellas es muy probable que también te afecte.

    Hosting privado virtual (vps)

    También es una máquina física con la peculiaridad de que está fraccionado virtualmente. Es decir, tu web compartirá espacio físico (misma máquina) pero tendrá su propio espacio virtual.

    Dentro de este tipo de hosting puedes encontrar los no administrados (tu te encargas de toda la configuración) y los administrados (equipo de soporte que se encarga de dejarlo configurado)

    Como ejemplo te diré que la casita de wannatechie.com es un vps administrado:

    • Aunque comparto espacio con otros proyectos, tengo mis propios recursos de servidor (RAM, procesador, ancho de banda y transferencia de datos)
    • Me da flexibilidad a la hora de configurar opciones concretas del servidor como la versión de php por ejemplo.

    Cloud hosting o servidores en la nube

    Con este tipo de alojamiento web podrás olvidarte de los problemas con el rendimiento de tu web porque podrás aumentar los recursos y la capacidad de tu servidor siempre que lo necesites.

    Para que te hagas una idea tendrás recursos, casi infinitos, al servicio de tu proyecto web que podrás ir ampliando o reduciendo en tiempo real en función de las necesidades de cada momento.

    Eso sí, sólo pagarás por aquellos recursos que vayas utilizando,

    Servidor dedicado

    Sin entrar en detalles técnicos u opciones avanzadas, es lo que su propio nombre indica, una máquina dedicada exclusivamente a tu proyecto o proyectos web.

    Puede encajarte si tienes un proyecto con funcionalidades especiales que requieran de muchos recursos en servidor y empiezas a recibir un número muy elevado de visitas.

     

    ¿Qué características debe tener un buen hosting?

    La respuesta corta sería, aquel servicio de alojamiento web que mejor se adapte a las necesidades de tu proyecto.

    Siempre vigilando que la futura casa de tu web dispone, al menos, de las siguientes prestaciones para mi imprescindibles:

    1. Garantía de devolución

    Tendrás la oportunidad de probar el servicio y comprobar si es realmente adecuado para tu proyecto.

    Lo habitual es disponer entre 15 y 30 días para que puedas “salsear” todas las opciones que incluya el plan contratado y decidir si hay feeling o no.

    Eso sí ojo siempre a la letra pequeña, no todos los proveedores lo ponen fácil en caso de que quieras cancelar el servicio, aunque estés dentro del plazo.

    2. Seguridad en servicio

    Un buen proveedor de hosting velará siempre por la seguridad de sus clientes:

    1. Garantizando la seguridad en sus instalaciones y equipos.
    2. Tomando medidas preventivas como los bakups diarios

    De esta forma, en caso de que ocurra un desastre tipo ataque DDos, aunque tu web se vea afectada momentáneamente, tendrás la seguridad de que vas a recuperarla.

    3. Certificado SSL 

    Siguiendo con el tema de la seguridad, debe proporcionarte un Secure Socket Layer (el famoso SSL) para tu dominio web y webmail.

    Básicamente este certificado securiza la conexión entre el servidor y el navegador del usuario mediante el cifrado de los datos.

    Aunque muchos proveedores ya ofrecen el certificado SSL gratuito Let’s Encrypt instalado por defecto, puedes valorar opciones de pago si tu proyecto web lo requiere.

    4. Espacio en disco

    El espacio en el disco es el total de memoria que ocupan en el servidor, los archivos necesarios para que tu web funcione.

    Para que te hagas una idea esta web donde estás ocupa actualmente 1,5 MB

     

    Pero la realidad es que esto va a depender del alcance de tu proyecto web, las funcionalidades que necesites y la optimización que hagas del contenido.

    En cualquier caso, actualmente cualquier servicio de hosting, por muy básico que sea, ya te va a proporcionar espacio más que de sobra para alojar tu web.

    Por si te sirve de referencia, los planes en un buen hosting suelen empezar por los 3 o 5 GB de espacio en disco

    5. Ancho de banda o tráfico permitido 

    La transferencia mensual es la cantidad de visitas que pueden acceder a tu web por mes.

    Por ejemplo, si un web pesa 10 kb y la visitan 2 personas necesitaras 20 kb de transferencia, si la visitan 10 necesitaras al menos 100 kb de transferencia

    Si estás empezando posiblemente te bastará con un plan de hosting básico con el que tu web podrá soportar entre 20.000 a 30.000 visitas totales al mes. 

    Pero si tienes en mente lanzarte con una buena estrategia de marketing que aumente el número de visitas a tu web quizá sea mejor elegir servicios es los que el tráfico sea no medido para no pillarte los dedos.

    6. Velocidad de carga web

    Una de las cosas de las que va a depender lo rápido que cargue tu web, es la calidad tanto de la red de comunicación como de los servidores donde esté alojada.

    Por lo tanto fíjate bien si tu futuro proveedor de hosting dispone de discos duros SSD y que tu web no va estar afinada en una máquina junto con otras miles.

    Si además te proporciona herramientas de optimización para las tripas de tu web mejor que mejor.

    7. Ubicación del data center

    O lo que es lo mismo, donde se ubica geográficamente la máquina donde va estar alojada tu web o que nacionalidad va a tener la ip de tu web.

    Porque si tu web está orientada a público nacional, no es lo mismo que el data center de tu servidor esté en Wisconsin que en Albacete.

    Si quieres que tu web cargue rápido asegúrate que la máquina donde se aloje está dentro del territorio nacional o en su defecto que tenga una ip española.

    8. Soporte técnico

    Sea cual sea el tamaño de tu proyecto web o el alcance del mismo vas a necesitar un buen equipo técnico detrás.

    Principalmente porque en internet todo puede pasar, desde pequeñas incidencias a grandes desastres y necesitarás alguien especializado que lo resuelva en el menor tiempo posible.

    Por experiencia, después de haber lidiado con servicios de soporte de todo tipo, te recomendaría un servicio de soporte técnico que tenga estas dos características principales.

    1. Que hablen en tu idioma
    2. Que disponga de sistema por tickets para resolver dudas o incidencias

    Para mi el más rápido y efectivo, porque te permite explicar con tus palabras lo que le está pasando a tu web y los técnicos disponen de tiempo suficiente para poder trabajar en ello sin la presión de tenernos al teléfono.

    En conclusión ¿Cuál es el apropiado para mi web?

    Pues como te comentaba al principio, depende de las características concretas de tu proyecto. No es lo mismo alojar una web sencillita que una tienda online con mil referencias, los recursos que vas a necesitar en servidor son muy diferentes.

    En cualquier caso contrata siempre un hosting donde tu web funcione de forma segura, que optimice su carga y tenga un soporte técnico top.

    Por ejemplo, en Raiola Networks tienes planes de hosting optimizados para WordPress desde 65 € al año, que además incluyen el registro del dominio el primer año.

    Webempresa es otra buena opción para tener tu web alojada en un hosting de calidad por unos 80 € al año.

    ¿Sigues con dudas? Recuerda que estoy aquí para ayudarte 😉 así que cuéntame que necesitas y estaré encantada de echarte un cable.

     

     

     

     

    Ir arriba